Gracias al alto precio del dólar, los vallecaucanos que viven en otros países está aprovechando para adquirir vivienda con remesas. Conozca más de este mercado que crece.

Si los vallecaucanos que viven en el extranjero destinaran a comprar vivienda $1 billón, de los $3,5 billones en  remesas  que enviaron el año pasado a sus familias,  fácilmente se habrían construido 5500  casas o apartamentos de $200 millones cada uno.

Pese a que la cifra es hipotética, la realidad es que muchos emigrantes, se están interesando cada vez más en la opción de comprar inmuebles en sus lugares de origen financiados con dineros producto de sus empleos en países como España, EE. UU., México, Chile, Ecuador y Perú. 

Y sobre todo porque la tasa de cambio es ahora más alta que hace un año, lo cual ‘engordó’ las remesas.

Lea también: ¿Seguirá bajando el dólar? Expectativa en los mercados

Se trata de una modalidad que está ganando terreno,  ya que ha permitido a quienes residen en el exterior lograr una mayor rentabilidad a la hora de adquirir vivienda para sus parientes, o para arrendar. Todo a base de giros mensuales.

Uno de esos ejemplos es  Juan Carlos Dorado, quien reside y trabaja en Nueva York. Durante una feria organizada por Camacol con emigrantes en esa ciudad, hizo contacto con una constructora local para comprarle un apartamento a su esposa y su hijo en un condominio del Valle del Lili, al sur de Cali. El crédito ya le fue aprobado y ahora está a la espera que el inmueble se lo entreguen hacia finales del 2016.  

“Aproveché que el dólar está a $2900 para pagar la cuota inicial. Ese dinero rinde  mucho ahora, y eso que estoy girando casi lo mismo que hace dos años”, explica Juan Carlos.

Frente a ello, la gerente de Camacol Valle, Alexandra Cañas, señala que “el mercado de las viviendas financiadas con remesas está en expansión, máxime que el  departamento es hoy el mayor receptor de esos dineros  en Colombia”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.